Datos nutricionales del Chocolate

chocolate

¿Qué es el chocolate?

Es un alimento que se obtiene al mezclar azúcar junto con la pasta y la manteca de cacao, dos derivados originados en la manipulación de las semillas de esta planta.

De esta mezcla principal y combinándola con diversos ingredientes se obtienen las diferentes clases de chocolate que abundan en el mercado nacional e internacional.

El aspecto nutricional

Como alimento propiamente dicho y dejando de lado el sabor y el placer que aporta como golosina, el chocolate en su justa medida es muy completo a nivel nutricional. Veamos algunas de sus propiedades generales:

  • Cuenta con dos componentes calóricos que son la grasa (lípidos) y el azúcar (hidratos de carbono) con un buen aporte de estos en diferentes concentraciones según el tipo de chocolate.
  • El cacao, cuanto más puro sea, contiene almidón y fibras, pero que se pierden cuando el producto es sometido a los diferentes procesos de fabricación para formar el chocolate.
  • Cuando el chocolate se presenta en polvo, cuenta una gran cantidad de fibras.
  • Las variantes de chocolate blanco y con leche aportan minerales y proteínas. Y también pueden ofrecer un mínimo porcentaje de ácido fólico y vitamina A.
  • En todas sus formas (excepto en polvo) el chocolate es un alimento altamente energético.

Mitos y verdades del chocolate

A pesar de la mala fama que durante muchos años se le hizo al chocolate, responsabilizándolo del exceso de peso, acné, colesterol, aparición de caries y otros trastornos; si es consumido de manera equilibrada, controlada y de buena calidad, el chocolate aporta una gran cuota de energía y no es enemigo de la salud, salvo una indicación expresa del médico.

Entre algunos mitos del chocolate podemos desmentir:

  • No es responsable directo del acné, ya que este es un cambio hormonal de los adolescentes.
  • No es adictivo ni produce dolores de cabeza, esto último volviendo al punto de consumirlo en equilibrio, además hay que tener en cuenta que cada organismo se manifiesta diferente por lo que ese equilibrio es particular de cada uno.
  • No engorda, siempre y cuando no se consuma en exceso como en todos los alimentos.
  • No eleva el colesterol, ya que la manteca que lo forma no es una grasa saturada.